Ray Bradbury, en su libro "Farenheit 451", nos sorprende con un mundo donde el libro está condenado a desaparecer. Los protagonistas memorizaban los textos y los trasmitían de forma oral y lo hacían en "el bosque de las palabras".



Novedades en el mundo de la literatura infantil y juvenil, libros para reir, pensar, jugar, sentir y, como no, VIVIR.







jueves, 24 de mayo de 2018

¡HUYE!, de Marek Vadas





¡HUYE!
Marek Vadas, 
Barbara Fiore Editora

Un niño que corre como el viento, un perro que se llama Alan y habla y un padre que le dice a su hijo que “correr deprisa es lo más importante que un niño necesita saber”. Y así comienza la historia. Los tres salen corriendo del lugar en el que vivían seguros para comenzar un periplo que los llevará por diferentes países conociendo diferentes gentes, que los acompañarán o se quedarán en la frontera, cerca de su hogar. Cuando deciden quedarse en algún país alegre y generoso, pasa algo terrible y tienen que huir. Hay pocos países donde uno querría quedarse para siempre, porque en la mayoría suceden cosas horribles:  te devoran, arrasan tu casa, todo el mundo roba, no les importa lo que hagas, mienten, ponen excusas para no ayudar, te apuntan con un arma incluso los niños, te meten en la cárcel sin motivo. Incluso en algunos ni te dejan entrar porque te falta un sello. En el camino se siente hambriento, sediento, sin fuerzas, solo y perdido, pero aún así, saca fuerzas y ánimo para llegar a un sitio seguro. Una reflexión sobre el mundo y de los seres que lo habitan.



Reseña realizada por Sara Cid Sastre


domingo, 20 de mayo de 2018

MARÍA, OJOS DE LECHUZA de Ignacio Sanz






María, ojos de lechuza
 Ignacio Sanz Martín (Autor), 
Mariano Carabias María (Ilustrador)
Tapa blanda: 64 páginas
Editor: Isla de Náufrago, Ediciones; Edición: 1ª, 2017
Colección: Simbad

                                                                  Iniciación el vuelo

                Ignacio Sanz, autor de este María, ojos de lechuza, ha publicado una abundante obra que incluye novelas, relatos, libros de viajes y etnográficos, además de novela infantil y juvenil. Segovia ha sido el tema o escenario de varios de sus libros y lo es de nuevo en este librito de poco más de sesenta páginas narrado por Zacarías, un chaval de unos diez años que pasea por la ribera del Eresma y la alameda del Parral guiado por su tío-abuelo el pintor Jesús González de la Torre. El artista es un admirador del valle y de los grandes escritores que han dejado en él su huella: San Juan de la Cruz, Antonio Machado y, en especial, María Zambrano a quien él mismo retrató. Zacarías aprende en los paseos que ciertos artistas se  reencarnan en aves y que Zambrano los sobrevuela en forma de lechuza, dotada de mitológica sabiduría.
                El relato, ilustrado magníficamente por Mariano Carabias, avanza en breves capítulos gracias a diálogos sencillos y reveladores de la magia del lugar y de los originales personajes que lo pueblan. Se apoya en el folclore (canciones, trabalenguas) y se ancla en un tiempo mítico que sirve con naturalidad al propósito principal: ensalzar el valle y la alameda por su singular hermosura y su peculiar energía espiritual. El pintor ofrece al muchacho una visión poética y fantástica de ese entorno y en esa unión de la mirada del niño ("absurda, creativa y desconcertante") y la recreación literaria mítica del valle se encuentra, en mi opinión, la belleza y el sentido del relato.
                ¿Solo recomendable para admiradores de los parajes segovianos y de su cultura? No lo creo. El tío pintor muestra al sobrino una iniciación al vuelo, esto es, a la poesía desde un rincón que la encarna en sí mismo además de haber sido habitado y admirado por grandes creadores, y esa iniciación es apta para cualquiera, conocedor o no de estos rincones, niño como Zacarías o adulto con una sensibilidad acorde al tema, que no es otro que la trascendencia del arte y la necesaria búsqueda de la belleza. Para un propósito elevado Ignacio Sanz se ha servido de materiales cercanos, familiares, tan conocidos que necesitaban una mirada nueva y reveladora. La alameda del Parral se convierte así, como en el proverbio chino, en esa casa propia a la que conviene dar tres vueltas y apreciar justamente antes de salir por el mundo.

Reseña realizada por Ángel Postigo

miércoles, 16 de mayo de 2018

Blanco como nieve de Mar Benegas



Blanco como nieve
Mar Benegas
Ilustraciones de Andrea Antinori
Editorial A buen paso
Febrero 2018

Érase una vez un ratón blanco al que no le gustaba ensuciarse; por eso, mira por la ventana qué tiempo hace antes de salir, pero hoy, que hace bueno, coge su guitarra y sale a pasear. Sin darse cuenta, se aleja de casa y no sabe volver, por lo que tiene que llamar de puerta en puerta, hasta encontrar la suya.
Un libro con rimas y adivinanzas, que se repite, haciendo partícipe al lector. Un libro ideal para leer en compañía.
Las ilustraciones  de Andrea Antinori acompañan muy bien al texto. Utilizan técnica mixta, acuarela, rotulador, lápiz, formas sencillas y colores brillantes.
La autora, Mar Benegas, hace un guiño a Leo Lionni en Frederick

Reseña realizada por Fuencisla Valverde

lunes, 14 de mayo de 2018

EL VIENTO DE MARZO, de Inez Rice



EL VIENTO DE MARZO
Inez Rice
Ed. Alba Editorial, (reedición de 1957)

El libro se publicó en 1957 por primera vez, pero nadie lo diría. La historia es fantástica y se lee bien. ¿Quién no se ha convertido en miles de personajes cambiando un solo atuendo como, por ejemplo, un sombrero?. Las ilustraciones maravillosas, muy sencillas y atemporales. Una historia que nos habla de la imaginación, de los juegos y de los miedos.

Reseña realizada por Sara Cid Sastre

jueves, 10 de mayo de 2018

EL ÚNICO RECUERDO DE FLORA BANKS de Emily Barr


EL ÚNICO RECUERDO DE FLORA BANKS
EMILY BARR
Editorial Salamandra



Me ha gustado mucho, se lee muy bien y te hace pensar un poco en lo importante que es acordarse de las cosas que te pasan, que lees, que ves, que hablas, que sientes. Además, es un tema actual, ahora que ya forman parte de nuestras vidas las enfermedades y lesiones relacionadas con el cerebro. Flora tiene 17 años y sufre de amnesia desde los 10, olvida todo al poco tiempo de pasarle. Todo, todo excepto un beso. Y es ahí, cuando comienza la aventura, para Flora y los demás personajes que forman parte de la historia. Al principio puede asustar el hecho de que la protagonista nos cuente una y otra vez cosas que ya nos ha explicado, pero en seguida te das cuenta de que no se hace pesado, sino que es necesario que seamos conscientes de lo que supone no poder controlar tus recuerdos, de olvidar quién eres y dónde estás; también tiene momentos divertidos, de alegría y de tristeza, y sobre todo, de valentía como le recuerda constantemente un tatuaje en su brazo: “Flora, sé valiente”.

Reseña realizada por Sara Cid